lunes, 14 de julio de 2008

Mi 1ª portada de libro. "La Pasión en Cortegana..."


Finalmente, llegó el día 12 de Julio de 2008.
Mi novio, Pablo, presentó en el Patio de Armas del castillo de Cortegana (Huelva) el libro dedicado a las Hermandades que hacen estación Penitencial en la Semana Santa de la citada localidad.
9 años, un número mágico como 9 meses; se tardó en parir la obra.
Si bien, estuvo terminado el Viernes de Dolores del 2007, la burocracia ha ralentizado el camino para que el libro viera la luz. Unas veces, porque el momento no era apropiado; otras, porque no aprobaban la subvención; en otra ocasión, y cuando ya se contaba con presupuesto, la imprenta en la que se confió el encargo desde el principio, rechazó con excusas infantiles y mediocres el proyecto, perdiéndose por esto, la subvención… Sin embargo, estaba de Dios que esta obra saliera adelante y de manera casi fortuita y gracias a las gestiones habilísimas del hermano de Pablo, mi “cuñadi” (apelativo cariñoso) José Rafael; se pudo contar con el patrocinio y financiación de la Asociación Amigos del Castillo de Cortegana, siglo XXI. Buscar otra imprenta supuso un menor esfuerzo, y en 3 meses, se contó con el presupuesto, la tirada y la empresa de correos que llevaría las cajas con los libros a Cortegana.
La tarde del Sábado, contamos con un clima perfecto; una suave brisa envolvía el Patio de Armas a cielo descubierto, cuando los representantes de asociaciones, presentadores del acto y Pablo se dirigieron a la mesa para ocupar sus asientos y esperar turno de intervención.
Cuando Pablo se dirigió al atril para hablar sobre su libro, un foco iluminaba su tez brillante y su frente perlada de gotitas de sudor.
La voz de Pablo, de una dulzura aterciopelada, de ritmo cadencioso, con gesto cortés y afable; envolvía a los que allí nos encontrábamos. Argumentó la dilatación en terminar de escribir su obra, los avatares por los que pasó, la de puertas que se encontró cerrada sin esperanzas de abrírseles, las otras muchas que se abrieron de par en par, antes de llamar siquiera; los trastornos, las molestias, la desilusión, el abandono del proyecto (todo el se vea o haya visto en circunstancias similares, sabe de lo que estoy escribiendo) casi todos lo que allí nos encontrábamos conocíamos todo esto, y por ello sentíamos la obra de Pablo, como cosa nuestra.
El libro, como ya escribí en un post anterior, trata de las hermandades que realizan actualmente estación penitencial en los días de la Semana Santa de Cortegana, y resulta por ello una obra muy local, de interés casi exclusivo para los corteganeses o cualquier persona interesado en estos temas. El libro es de una gran amenidad literaria, Pablo ha huido de artificios y florituras en el léxico ya que, como él dijo en su presentación: “…este libro no ha sido escrito para historiadores, doctores, ni grandes ilustrados, sino para el pueblo de Cortegana; muchos de los aquí presentes os reconoceréis en las fotografías, o recordaréis a personas que ya no están entre nosotros” los tecnicismos que el autor no ha podido obviar, están explicados al pie de página.
Después de la presentación, Pablo estuvo firmando libros y agasajó a sus más íntimos con una deliciosa cena en el Casino de la plaza del Divino Salvador.
Una noche espectacular, rodeados de gente maravillosa, en un marco inigualable como fue… Cortegana.

La cubierta e ilustraciones interiores son dibujos míos.


2 comentarios:

Ana dijo...

Felicidades!!! ¡Qué noche más emocionante! ¿no se te caía la baba?. Beistos y que vaya muy bien el libro.

Teresa Guzmán dijo...

JAJAJAJAJA, SI SI SE ME CAÍA, GRACIAS GUAPA!!!